"Las críticas no serán agradables, pero son necesarias". Winston Churchill.

martes, 30 de junio de 2015

De banderas, pitos y aldeas

Dice Pablo Iglesias que la “cuestión nacional” es probablemente el asunto más importante que se dejó abierto en la Transición, y que ha estado “sangrando abiertamente” desde entonces en el País Vasco, Cataluña y, en menor medida, Galicia. Tal vez tenga algo de razón viendo las enormes sensibilidades que levanta el asunto, por muy vacío de importancia que a algunos nos parezca. Un debate que se ha polarizado aún más en los últimos años debido al desafío soberanista promovido desde Cataluña, sobre todo durante los meses previos a la consulta del 9-N. Y que salta constantemente a la primera plana de la actualidad, con los casos aparecidos estas semanas.

La cuestión lingüística es una de sus variantes más habituales. La semana pasada Carolina Punset, portavoz de Ciudadanos en las Cortes Valencianas, sorprendía a todos con la frase: “con la inmersión lingüística volvemos a la aldea”. Una sentencia totalmente desafortunada, por la forma y por el fondo. Sin embargo, planteaba una cuestión importante. Decía que en el 90% de los colegios públicos en Castellón se educaba íntegramente en valenciano, dejando al castellano como mera asignatura optativa. Lo citaba ante el temor de que el nuevo gobierno valenciano extienda esta política a toda la Comunidad. En Cataluña la situación es incluso más generalizada. Esto no es serio. Nadie duda de que el valenciano deba estar presente en las escuelas, enseñarse y hablarse, pero de una manera proporcional con el castellano e incluso el inglés. En un mundo ya tan globalizado es un grave error centrarse solamente en una de ellas y discriminar las otras dos. Y no vale lo de que el castellano ya se aprende viendo la televisión, yendo al cine, escuchando música o navegando por internet. La educación, en las escuelas. Garantizar la enseñanza de los tres idiomas por igual es dotar a los jóvenes de unas mejores condiciones para su futuro. Y es que así es como deberíamos ver las lenguas, como simples herramientas en nuestras vidas. Este blog intenta ser un reflejo de ello. Yo en el día a día uso el valenciano la inmensa mayoría del tiempo, con familia y amigos, pero aquí escribo en castellano simplemente porque mis reflexiones le llegarán a mucha más gente. Pero ojo, no nos confundamos. Las lamentables palabras de Punset apuntan al valenciano como “una lengua de segunda”, para entendernos, y evidentemente tampoco es eso. Se pasó tres pueblos (o aldeas), esa es la verdad.

Las banderas y los himnos nacionales son quizás los otros elementos más característicos. Unos días antes, Pedro Sánchez celebraba su nombramiento como candidato del PSOE a las generales posando frente una inmensa bandera española. Horas después lo justificaba diciendo que “es la bandera con la que he crecido y por la que ha luchado la generación de mis padres”. ¿De verdad sus progenitores lucharon por ese trozo de tela o por sacar adelante sus vidas y la de sus hijos de la mejor forma posible? Seamos serios. Igual de incomprensibles son los verdaderos enfrentamientos que se generan en muchas localidades por la exhibición de unas u otras banderas en los ayuntamientos, me da igual de qué signo. Centrar el debate en cosas tan abstractas e inútiles significa descuidar otras problemáticas mucho más importantes. Con los himnos, más de lo mismo. Menudo el revuelo que se produjo hace ahora justo un mes con la pitada al himno español en la previa de la final de Copa en el Camp Nou entre Barça i Athletic. Horas y horas de televisión y multitud de artículos hablando sobre aquello; de si se trataba de libertad de opinión o una ofensa, de si los pitos iban dirigidos al Gobierno, al Rey o a todos los españoles, de si se debía sancionar a los clubes…etc. Incluso el presidente Rajoy salió al paso para condenarlo, aprovechando así para desviar la atención de las miserias de su gobierno. Yo la verdad no consigo meterme en la cabeza de los que pitaron y adivinar sus intenciones… y tampoco me importa. Aquel día enchufé la tele para disfrutar de un partido de fútbol y eso es lo que hice.

El verdadero fondo de todo esto es la excesiva importancia que se le da a los denominados “símbolos identitarios”. Un sentimiento desproporcionado que lleva a unos a desear nada menos que su independencia del Estado español (con los enormes perjuicios que esto les traería) y a otros a “españolizar a los niños catalanes”, como decía el exministro Wert (retrocediendo de golpe 50 años en la Historia). Mejor nos iría a todos, unos y otros, si consideráramos las lenguas como lo que son, meros instrumentos para facilitar la comunicación. Mejor nos iría si viéramos las banderas como unos simples trozos de tela y los himnos como simples composiciones musicales, nada más, con el añadido de que ambos han ido cambiando a lo largo de la Historia (lo que nos da una idea de su transcendencia). En definitiva, mejor nos iría si rebajáramos la tensión de esa “cuestión nacional”, la redujéramos casi al absurdo, y centráramos nuestra atención en modelos productivos, desigualdades sociales o garantías de libertades en lugar de hacerlo en banderas, pitos y aldeas.

7 comentarios:

  1. Mientras nos fijamos en banderas e himnos no nos fijamos en otras cosas mucho más gordas. Cortinas de humo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Manfaat Daun Sirsak Untuk Tumor Otak
    Tal vez no todos los días es un buen día. Pero siempre hay algo bueno en cada día.

    ResponderEliminar
  3. Si usted quiere tener éxito, saber lo que está haciendo, Ama lo que haces, y mantener su fe en lo que está haciendo

    ResponderEliminar
  4. Estable le da ánimos para seguir adelante, a pesar de su determinación y optimismo se están reduciendo.
    Apa itu Keguguran? | Penyebab Keguguran | Jenis Jenis Keguguran

    ResponderEliminar
  5. ¿Y quién no lleva una bandera? La de Nike, Adidas, la pulserita contra el cáncer, la pegatina de cualquier causa, la camiseta "yo soy tal"... ¡Será por banderas!

    ResponderEliminar
  6. No tiene nada que ver. Está claro que la sociedad está llena de marcas e iconos... el problema es cuando se le da una importancia excesiva, que no deberían tener, y se usan para dividir o pelearnos los unos contra los otros. A eso me refería yo.

    ResponderEliminar
  7. Jesús:
    Efectivamente, las "banderas" no deberían dividirnos, que para eso está el respeto y el juego limpio. Simplemente quería exponer otro punto de vista y es que, llámense "banderas", "marcas", "estilos", etc, todos tendemos a utilizar un determinado icono para identificarnos como grupo. Estoy de acuerdo en que las personas son más importantes.

    ResponderEliminar